Yoga en Málaga

- WEB EN VENTA. SI TE INTERESA, LLÁMANOS

Diferencia entre mente y consciencia

Mente y Consciencia, ¿Cuál es la diferencia?

La palabra clave para entender lo que es consciencia es la “Atención”, la facultad de prestar atención. Cuando practicamos un ejercicio de concentración, por lo general se designa un objeto, al cual prestar atención. No se refiere necesariamente a un objeto físico, aunque puede serlo. Puede ser una imagen, un sonido, el acto respiratorio, etc. Se trata de algo en lo que centrar la atención. Porque, ¿dónde está la atención normalmente? Bueno, una parte en lo que perciben los sentidos y otra desplazándose a gran velocidad de un pensamiento a otro. La de los sentidos es fácil de abstraer. La del pensamiento, cuesta un poco más. Al cabo de un rato de intentarlo, volviendo continuamente al objeto de atención, se advierte de pronto que es posible “observar”al pensamiento, que se ha producido una separación respecto del pensamiento, es decir la atención se ha separado del pensamiento, aunque puede ser tentada a participar nuevamente en el discurrir del pensamiento, que es capaz de seguir por sí solo, como si estuviera en automático, asociando ideas, recuerdos, etc.

Eso que puede separarse del pensamiento, es la consciencia. Lo que sigue su curso automáticamente, aún mientras dormimos, es la mente, que es el órgano, la máquina que continuamente pasa de una idea, imagen a otra, según sus propias leyes de asociación. Es algo que tiene su propia identidad, su propia energía y que no para nunca.

La consciencia puede intervenir también en el pensamiento, para ordenar, para discernir, para decidir entre lo verdadero y lo falso, para dar forma al sistema conceptual. Pero en sí, la consciencia es también una entidad en sí misma, que una vez liberada del pensamiento, puede enfocarse en donde decida. Sobre todo porque al estar libre del pensamiento, al estar vacía, uniéndose con la energía vital, puede posibilitar la presencia de la verdadera identidad, de la esencia interior.