Yoga en Málaga

- WEB EN VENTA. SI TE INTERESA, LLÁMANOS

El proceso de transformación evolutiva

EL PROCESO DE TRANSFORMACIÓN EVOLUTIVA

¿Un proceso de qué? ¿un proceso que nos lleva a qué? ¿un proceso guiado por qué?

Un proceso, un cambio, una transformación. Una transformación evolutiva, determinada por el diseño mismo de la constitución humana hecha por la naturaleza, tomando en cuenta el concepto amplio de naturaleza, que hablábamos hace un momento.

Vamos a ver unos ejemplos de cómo se dan los procesos en el ser humano.

Cuando un niño/a comienza a andar, incluso antes de poder gatear, el gesto instintivo de estirar los brazos para coger cosas, de querer ir hacia las cosas, de querer llegar a los lugares, el deseo de querer trasladarse, para experimentar lo que hay allí, más allá, lo que los ojos ven.

Un buen día se anima, da cuatro pasos, desde un punto a otro, hasta volver a agarrarse con los brazos de un apoyo. Y después volver a intentarlo una y otra vez. Mientras tanto los músculos se van fortaleciendo, la técnica se va depurando. La habilidad se va estableciendo y un punto importantísimo: el cerebro va entretejiendo las neurotransmisiones necesarias para realizar la tarea.

Y otro punto importantísimo: el deseo irresistible antecede la realización del propósito y continúa allí siempre. Incluso ayuda a sortear los obstáculos, a continuar intentándolo a pesar de los golpes que se pegan.

Un tercer punto importantísimo: El deseo es de tal magnitud que provoca por parte del individuo “una respuesta”, una disposición a hacer algo, una intervención por parte del individuo a participar en el proceso. Sin esa respuesta, no se desencadenaría el proceso.

Vemos entonces la presencia de 3 elementos: deseo, respuesta y el establecimiento de las neuroconexiones, tanto como el desarrollo físico necesario, que nos permite adquirir las capacidades, las habilidades. Ésta última podríamos considerarla la respuesta de la naturaleza a nuestra respuesta. Tenemos entonces un feedback.

Otro aspecto es la movilización de los recursos energéticos para llevar adelante la transformación. En este caso para mover los músculos y adquirir tonicidad.

Otro ejemplo, lo tenemos en el desarrollo del pensamiento, la capacidad conceptual. El niño tiene curiosidad, se pone a la labor de preguntar y de asociar ideas. El cerebro establece los circuitos neuronales, moviliza la energía hacia el pensamiento y de ahí en más la cosa sigue en automático.

Otro proceso interesante, es cuando hace eclosión la sexualidad. Lo podemos considerar desde el prisma de esos mismos 3 elementos.

Primero, llegamos naturalmente, como consecuencia de un trabajo hormonal, a ese momento en que se hace presente el deseo sexual. A partir de ahí la respuesta del individuo a ese deseo, la transformación hormonal y neuronal por parte del cuerpo y la movilización de la energía que comienza a fluír hacia la sexualidad.

De ahí en más constantemente a lo largo de la vida, cantidades regulares de energía irán alimentando estas capacidades que se desarollan.

En estos procesos vemos cómo el sistema nervioso, establece los circuitos, las neuroconexiones, para posibilitar el proceso. Es decir, se desarrolla, se establece para albergar el funcionamiento de esta nueva habilidad que se está desarrollando.

Lo mismo ocurre con cualquier nueva disciplina que nos proponemos aprender.

Veamos entonces el proceso del Yoga.

Hablábamos de los distintos procesos en el desarrollo evolutivo del ser humano, la adquisición de las habilidades neuromotrices, cuando los niños empiezan a andar, el desarrollo del pensamiento, el desarrollo de la sexualidad. Como que la vida fuera un continuo despliegue de procesos impulsados desde adentro, por la fuerza de la propia vida. Como algo que se encuentra presente de modo germinal, como “posibilidad” y que clama por manifestarse a las puertas del individuo.

Y un momento importante entonces, en la vida de un individuo, en este proceso de despliegue de facultades, es cuando empieza a manifestarse la consciencia y la apertura hacia el desarrollo de la energía. Sí, estoy diciendo que el desarrollo de la consciencia es parte de un proceso evolutivo PREVISTO por el dispositivo proporcionado por la naturaleza que constituye a un ser humano. ¿ cuál es este dispositivo? Y estoy diciendo, ahora luego hablaremos de ello, de que existe una entidad, capacidad o facultad, llamada consciencia. Algo diferente del pensamiento, de la mente.

Como los procesos anteriores, lo que antecede, es “el deseo”.